Tuesday, October 03, 2006

* FESTEJO UNICO *

De taquito y hasta con algunos lujos, River paseo a los xeneizes en el monumental. Tres fueron los goles que, el “gran”, arquero de boca tubo que ir a buscar a la red, a diferencia del joven Carrizo, al que solo una vez le descontaron en su arco.

El partido no solo fue ganado en la cancha, sino también, en las tribunas. Tubo un marco maravilloso, la hinchada local, como es costumbre, aplastó a los visitantes. Quienes tuvieron que ser obligados, por el cabecilla de la 12 a cantar, igual . . . no se gasten mucho, nunca se los escucha. El enfrentamiento comenzó a la voz de un “¡VAMOS, RIVER, VAMOS. . . QUE TENEMOS QUE GANAR!”.

Al sonar el silbato de Elizondo, comenzaron a notarse las flaquezas en el ataque del equipo visitantes; River les mostró de lo que están hechos y salió a arrasar con todo. Los bosteros estaban más desorientados que nunca. . . y así llegó el primer gol del “ gran Pipita”, de taco para que lo disfrute el ochenta y cinco por ciento de la hinchada. . . Pero como es costumbre, los visitantes, que gozan de muy buena suerte, empataron a las dos minutos. ¡Pero la felicidad no iba a ser eterna!

Comenzaron los cuarenta y cinco minutos restantes, y la maquina de River no paró, es más, demostró que no era pura casualidad lo del primer tiempo. Los volantes y delanteros, se cansaron de gambetear al los defensas. Boca no encontraba espacios. . .eso que Zapatta estaba en la defensa y ese no es su lugar. . . hay que entender que el Chapa ¡no esta echo para marcar!, igual se las jugó a todas.

Hasta entonces los xeneizes se las rebuscaron bastante bien. . . pero llegó el segundo del “gran Pipita”. Aquí quiero hacer un párate, y le hablo al Pipa (padre del pitita), alguien te lo tenía que decir, ¡este chico no es tuyo! . . . se sincero, vos jamás soñaste hacer un gol de esa categoría. Después de esto boca no se pudo recuperar, la defensa se convirtió en una gran comparsa y los millos lo aprovecharon. . . agradezcan que no se comieron siete, porque el local los tubo bajo los tres palos ¡SIEMPRE!.

Al pasar los minutos River desplegaba todo su fútbol, y Boca solo dejaba sentada su clara derrota y desesperación. Pero la pesadilla para los xeneizes no terminó ahí, el Tecla Farias se volvió a encontrar con el gol. . . ¡Por fin Tecla!. La tribuna estalló en un solo grito de GOOOOOOOLL!!!!. . . con los ojos llenos de lagrimas el Káiser Daniel Passarella, festejaba como nunca.

A los bosteritos se les acabo el papel de papas. . . si es que alguna vez lo tuvieron. . . porque los pibes de la vitrola les dieron una clase magistral de cómo se juega al fútbol, no solo es por huevos (que a eso tampoco lo hacen), sino ¡JUGAR!, si ¡JUGAR! al fútbol, los huevos dejen los para la mayonesa.

El encuentro terminó a pura fiesta .Hay que destacar la buena labor policial, no se produjeron enfrentamientos y no hubo ni un solo herido.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home